Hasiera / Bloga


Aceite de palma: mitos y verdades

19 de April 2017 en
aceite-de-palma

¡Buenas!

Este mes no vengo con una receta, sino con un tema que se ha puesto muy de moda y sobre el que me gustaría aportar un poco de información: el aceite de palma.

Ya sabéis cómo funciona esto, de repente hay un alimento que se pone súper de moda y es lo mejor de lo mejor del mundo mundial, la panacea, el alimento milagroso… y al de un tiempo se pasa la moda. ¿Os acordáis de las famosas Bayas de Goji? Hoy por hoy es el turno de las semillas de chía, que son lo más y dentro de unos meses nadie las usará.

Pues bien, lo mismo ocurre para mal. Llega un momento que, por lo que sea, se demoniza un alimento y entonces se convierte en lo peor y hay que erradicarlo del planeta. Lo peor es cuando empieza a cundir el pánico por mensajes apocalípticos y agoreros que se difunden, a día de hoy con mucha facilidad, por las redes sociales.

Resultado de imagen de aceite de palma

Este es el aspecto tan curioso del fruto de palma

El aceite de palma hace tiempo que es tema de controversia, pero este último mes más aún, pues hasta se ha llegado a tratar el tema en el Congreso y han sido varias las cadenas de supermercados que se han comprometido a hacerlo desaparecer, por lo menos, de sus marcas blancas. Más allá de la problemática ambiental que supone (una de las razones por las que hace tiempo que yo intento no comprar productos que lo lleven), voy a tratar de explicar por qué se dice que es tan nocivo para la salud.

¿Cómo se obtiene y para qué se usa?

El aceite de palma y sus derivados se obtienen del fruto de la especie Elaeis guineensis, conocida como palma africana o aceitera, que con origen en el continente africano se introdujo de forma masiva en el suroeste asiático a principios del siglo XX, aunque también hay importantes plantaciones en América del Sur. Más allá de sus usos alimentarios, los derivados del aceite de palma también se emplean en la industria de la cosmética –con él se elaboran cremas, pasta de dientes o jabones– y en la producción de biodiesel.

Resultado de imagen de aceite de palma

También se puede encontrar en una amplia variedad de platos preparados, helados, salsas, margarinas, galletas, bollería, pizza, chocolates, confitería en general, aperitivos dulces y salados, palitos de pan, etcétera. Podríamos decir que se encuentra en casi todos los productos procesados.

Aunque, según la normativa europea sobre el etiquetado, tiene que venir especificado en las etiquetas, puede disfrazarse usando algunos pseudónimos, por ejemplo: aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, estearina de palma, palmoleina u oleina de palma, manteca de palma o haciendo uso del nombre científico de la especie (Elaeis guineensis).

¿Por qué es tan apreciado por la industria alimentaria?

Hay una doble justificación para explicar su uso masivo: es muy económico comparado con grasas y aceites de otro origen, y además es muy versátil. Una de las características más apreciadas por la industria es su temperatura de fusión, que le hace permanecer sólido a temperatura ambiente manteniendo al mismo tiempo una textura sedosa y untuosa.
Por esta razón se emplea con generosidad en confitería, formando muchas veces parte de las coberturas de chocolates, bombones y demás. Permanece sólido, mantiene la forma del producto y cuando se introduce en la boca funde de forma agradable. Se le podrían encontrar sustitutos –por ejemplo aceite de soja, otros aceites hidrogenados o manteca de coco– pero no son tan económicos como los derivados del aceite de palma. Y ya sabemos qué es lo que prima en la industria alimentaria (o en cualquier otra): más beneficios y menos costes.

Resultado de imagen de aceite de palma

En cuanto a la salud, ¿qué?

Crudo, es rico en vitaminas A y E pero su composición natural en ácidos grasos saturados es del 40-48%  lo que relaciona directamente su consumo con el aumento de los niveles de LDL y consecuentemente con un desequilibrio en el cociente de colesterol total, contribuyendo a la aparición de patologías cardiovasculares, según la OMS, e incrementando la posibilidad de metástasis en cáncer de ovario, mama, vejiga y pulmón entre otros, por la especial afinidad a los ácidos grasos saturados como el palmítico de la CD36: Una proteína específica de la membrana de las células cancerígenas que favorece su desplazamiento por el torrente sanguíneo y ganglios linfáticos, afectando a tejidos lejanos del tumor primario.

Además el consumo principal de aceite de palma se hace refinado: La oxidación (mecanismo por el que se retira su color natural pues la industria lo necesita transparente) eleva los riesgos para la salud si se ingiere de forma continua e indiscriminada.

Resultado de imagen de aceite de palma

¿Qué podemos hacer?

Como consumidores, lo mejor que podemos hacer es leer y entender bien las etiquetas de los alimentos que compramos. Intentar consumir el mínimo de productos procesados y lo más naturales posibles es una forma no sólo de alejar el aceite de palma de nuestra dieta, sino de comer de una forma más saludable. Podéis consultar aquí una lista de los productos que llevan aceite de palma entre sus ingredientes.

A día de hoy resulta casi imposible evitarlo así, que por lo menos, cuando no nos quede más remedio que consumirlo, lo ideal sería que sea aceite de palma con el sello RSPO (Roundtable of Sustentable Palm Oil), es decir, que sea de producción sostenible y  más respetuosa con el medio ambiente.

Resultado de imagen de aceite de palma sostenible

¡Perdón por la tremenda chapa que ha sido el post de este mes! Pero espero haber arrojado un poquito de luz sobre este tema tan controvertido y que comprendamos mejor el por qué de esta polémica con el aceite de palma

¡Hasta la próxima!

Iratxe

Fuentes:

  • http://www.conunpardeguindillas.com/2017/04/aceite-de-palma-lado-oscuro-aceite-vegetal.html
  • http://www.elperiodico.com/es/noticias/extra/productos-con-aceite-de-palma-5855010
  • https://www.carrodecombate.com/2016/12/14/una-lista-de-productos-y-marcas-con-aceite-de-palma/
  • http://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2017/02/16/articulo/1487259154_419212.html
  • https://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/informe/aceite-de-palma

COMPARTE EN RRSS