Inicio / Blog


Vasitos de “falsa tarta de queso” para triunfar este verano | Iratxe Ayala

14 de agosto 2019 en
cabecera

En medio del verano y con la resaca de las fiestas todavía, os vamos a enseñar a preparar una receta fácil, fresquita y sorprendente con la que triunfar.

Las recetas veganas (y bueno, el estilo de vida vegano en general) están cada vez más de moda. Cada vez podemos encontrar más versiones “veganizadas” de postres típicos, como es el caso del que os traemos hoy: la tarta de queso. Aunque no sé muy bien qué nombre ponerle a esta preparación, porque queso no lleva, y además ya sabéis que hay polémica con ponerle el nombre del original con el apelativo “vegano” detrás.

Así que si se os ocurre un nombre para este postre, ¡¡comentadlo!! Mientras, probad a hacerlo, porque seguro que vais a triunfar y sorprender con esta receta.

IMG_1030

VASITOS DE TARTA DE QUESO VEGANA

Ingredientes 

Para la base:
  • 6 galletas tipo Digestive (mirar “Notas”)
  • 1 cucharada de margarina
Para el relleno:
  • 125 g de anacardos (a remojo toda la noche o 30 minutos en agua caliente)
  • 50 ml de sirope de agave (o miel, pero ya no sería una receta vegana)
  • 60 ml de leche vegetal
  • el zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
Para decorar:
  • mermelada al gusto
Preparación

1.- Primero preparamos la base. Para ello, trituramos las galletas hasta hacerlas migas y las mezclamos con la margarina derretida. Mezclamos bien.

2.- Cubrimos el fondo de los vasitos con una capa de galleta y presionamos para que se compacte. Reservamos en la nevera mientras preparamos el relleno.

3.- Para el relleno, tenemos que tener los anacardos a remojo toda la noche, luego los escurrimos y los enjuagamos bien. Los colocamos en el procesador de alimentos o en el vaso de la batidora junto con todos los ingredientes del relleno: el sirope de agave, la leche vegetal, el extracto de vainilla, el zumo de limón y el aceite de coco.

4.- Batimos a máxima potencia unos minutos, hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos. De vez en cuando, y con ayuda de una espátula, tendréis que bajar de las paredes la masa que salpica.

5.- Rellenamos los vasos con la masa y ahora tenemos dos opciones: o los metemos a la nevera un mínimo de 6 horas para que cojan textura; o los metemos un par de horas al congelador y luego los dejamos media hora en la nevera.

6.- Justo antes de servir, ponemos un poco de mermelada por la superficie.

IMG_1022
Notas:
  • si queréis hacer la versión tarta grande, sólo tenéis que doblar las cantidades y usar un molde desmontable.
  • en lugar de aceite de coco, se puede usar margarina en el relleno.
  • si no tenéis sirope de agave, podéis usar sirope de arce o miel, pero en este último caso ya no sería vegana.
  • yo usé leche de soja, pero podéis usar cualquier bebida vegetal. Aunque tened en cuenta que con algunas puede variar el sabor.
  • el relleno así sin más está delicioso, pero podéis incluir frutas que le den otro sabor.
  • si optáis por hacer la tarta grande, os recomiendo que en lugar de  meterla a la nevera, la metáis al congelador. De esa manera será más fácil luego desmoldarla sin que se estropeen los bordes.
  • a la hora de elegir las galletas de la base, CUIDADO! Yo uso de las tipo Digestive, pero hay que mirar muy bien las etiquetas, ya que los ingredientes cambian bastante de unas marcas a otras. Las hay que son veganas, las hay que tienen huevo pero no lácteos, y las hay que tienen de todo. Por eso, si tenéis problemas de alergias o intolerancias, o sois veganos estrictos, leed muy bien las etiquetas antes de comprar.

 

Probad y contadnos qué tal, seguro que triunfáis y que os animáis a probar más versiones. Además que podéis hacer en versión tarta o en versión vasitos individuales, perfectos para cualquier ocasión.

¡Hasta la próxima!

Iratxe

COMPARTE EN RRSS

TAGS