Inicio / Blog


Receta Rosas de fresa | Iratxe Ayala

9 de mayo 2018 en
Sin-título-1

El pasado viernes realizamos un nuevo taller gastronómico, esta vez para papis y peques, con motivo del Día de la Madre. La idea era que los niños y niñas prepararan, con ayuda de los adultos, recetas para sorprender a las amatxus en su día. 3 fueron las “manualidades comestibles” que preparamos y todos se fueron muy contentos de la experiencia.

Entre otras cosas, preparamos unas falsas macetas con plantas…¡¡pero que se podían comer!! La “tierra” también era comestible y eso les gustó mucho a los peques. También aprendieron a hacer rosas pero usando fresas. No me digáis que no es una idea genial hacer ramos de rosas pero que se pueden comer. Lo mejor de todo es que es muy, pero que muy fácil. ¿No os lo creéis? Atentos porque os explico cómo hacerlo :)

IMG_0512

ROSAS DE FRESAS

Material

– Fresas  (tantas como flores queramos que tenga el ramo)

– Palos de brocheta

-Un cuchillo (si lo van a hacer los peques, se pueden usar los de untar o incluso cuchillos de plástico

Procedimiento

 1.- Cogemos una fresa y con ayuda del cuchillo le hacemos 4 cortes por la parte más ancha, la más cercana a las hojas. Tienen que ser casi hasta abajo, pero sin pasarnos para que no se rompa el “pétalo”.

2.- Un poquito más arriba de esos tajos, procedemos a hacer la segunda tanda de cortes. Los tenemos que realizar alternos respecto a los de la fila de abajo, es decir, justo entre dos pétalos de abajo.

3.- Hacemos otra fila más de cortes (podremos hacer sólo un par de cortes más) y por último cortamos la punta de la fresa para dividirla en dos.

4.- Insertamos la fresa en un palillo de brocheta, con cuidado de que no se rompa.

5.- Con ayuda del cuchillo y de los dedos, vamos abriendo los pétalos que hemos cortado para que parezca una rosa abierta.

6.- Repetimos los pasos anteriores con tantas fresas como flores queramos que tenga el ramo.

Notas:

– Las fresas tienen que estar maduras, pero no demasiado blandas, porque de lo contrario se nos espachurrarán.

– Para que quede más bonito el ramo, podéis juntar las brochetas y ponerles un lazo.

– No os asustéis si la primera rosa os sale como un churro. Es cuestión de practicar, seguro que para la tercera os queda ya perfecta.

– Las podéis colocar también en una “falsa maceta” como las que realizamos en el taller (eso ya no me da tiempo a explicarlo hoy).

– Lo de insertar en la brocheta lo podéis hacer antes de empezar a cortar o una vez formada la rosa. Yo he probado a hacerlo de las dos maneras y la verdad es que me salen mejor si las inserto después de cortar. Si empezáis a cortar y la fresa ya está en el palito, si hacéis mucha fuerza es posible que al final la brocheta acabe atravesando la fresa entera o que se os mueva o caiga. Es cuestión de probar y cada uno hacerlo como mejor le salga.

IMG_0511

Ya habéis visto qué idea tan sencilla, original y preciosa. No sólo para el Día de la Madre, sino para sorprender a alguien cualquier día especial. ¡¡Seguro que triunfáis!!

Para no perderos ni quedaros sin plaza en los próximos talleres, estad atentos tanto a la web como a la app del Boulevard. ¡Os espero!

Iratxe Ayala

COMPARTE EN RRSS

TAGS