Inicio / Blog


Consejos para respetar el medio ambiente mientras practicamos deporte| Iratxe Ayala

6 de junio 2018 en
destacado

Este mes de junio se celebra el mes del reciclaje y del medio ambiente en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz. Por eso, en esta sección del blog dedicada al deporte y a la salud hemos decidido unir estos dos conceptos: deporte y medio ambiente.

En los últimos años se han puesto muy de moda los deportes que se practican al aire libre y, entre ellos, los que se practican en espacios naturales: senderismo, nordic walking, trail runnning (carreras de montaña) o ciclismo, entre otros. Este auge es comprensible, ya que permite unir deporte y naturaleza. Pero, por desgracia, el ser humano suele dejar huella allí por donde pasa, así que en el post de hoy os queremos dar una serie de consejos para cuidar el medio ambiente a la vez que cuidamos nuestra salud.

D8864CB8AF2B4B18B8B539BA9DDFF911

Lo que llevas contigo, que vuelva contigo

Todo el mundo cuando va al monte se lleva el almuerzo o algo para picar, además de líquidos para hidratarse. ¿Tanto cuesta, una vez que hemos almorzado, recoger la basura y guardarla en la mochila para tirarla en algún lugar adecuado? Si estáis en un Parque Natural habrá un área recreativa con contenedores donde poder echar la basura; y, si no, no cuesta nada meterla en la mochila y tirarla luego en casa. Cada vez es más habitual encontrarse envoltorios de bocadillos y de chocolatinas en el monte, o incluso en los lugares de paseo de las ciudades, y todo eso no desaparece por arte de magia. Si no tenemos un poco de cuidado, en unos años dejaremos de pasear por lugares naturales idílicos y pasearemos por zonas llenas de basura. No es agradable, ¿no?

¿Y qué pasa con los restos de fruta y orgánicos? Es cierto que la basura orgánica acaba convirtiéndose en abono, pero ese proceso no es instantáneo, tienen que pasar meses para que se deshaga una cáscara de naranja o de plátano, y más tiempo aún para las cáscaras duras de los frutos secos como nueces o pistachos. No es agradable encontrarse el campo lleno de peladuras de fruta. Los podemos dejar en el monte, claro, pero es mejor si los dejamos entre matorrales, para que no se vean tanto; o, mejor aún, si los enterramos para acelerar el proceso de descomposición.

En cuanto a los deportistas “más intensos” (ciclistas, corredores), es muy triste ver que tiran los bidones de bebida o los plásticos de los geles y barritas energéticas que toman. ¿Van a bajar su rendimiento por llevarse la basura con ellos? Pues no. Del mismo modo que lo han llevado, lleno además, se lo pueden llevar vacío. De verdad que da pena pasear por una zona donde se ha celebrado una carrera, da igual de qué tipo y en qué lugar: todo lleno de botellas, envoltorios, vasos,…

2759393750A54064B90071ED06F97E73

Respetar las normas

Las normas que rigen en los espacios naturales protegidos (y en los que no están protegidos más de lo mismo) no son nada difíciles de cumplir, os lo aseguramos. Así que un poquito de voluntad por parte de todos y podremos seguir disfrutando del entorno tan privilegiado en el que vivimos. Entre otras normas que debemos respetar:

  • No salirse de los caminos señalizados. Si nos salimos de los senderos marcados, además de correr el riesgo de perdernos, podemos molestar a la fauna, o pisar flora que esté protegida o, sin más, acabaremos dejando el monte todo pisoteado.
  • No recolectar flores. Es muy tentador lo de ir recogiendo flores, pero en los espacios protegidos, si cada visitante hiciera lo mismo, acabaría habiendo un serio problema de conservación de las especies.
  • No molestar a la fauna. Los animales estaban allí antes de que llegáramos nosotros, tranquilamente, y debemos dejarlos en paz. Sobre todo en época que están criando, es muy importante no molestarles.
  • No arrojar basura. Como hemos dicho en el punto anterior, no cuesta nada llevársela de vuelta.
  • Intentar no ser demasiado escandalosos para no perturbar a los animales…¡ni a las demás personas!

Ese momento incómodo de “ir al baño”

En el monte (y en paseos como Armentia o Salburua) proliferan los pañuelos de papel en el suelo. ¿Es necesario ir marcando dónde hemos orinado? Si necesitamos usar el papel sí o sí, podemos guardarlo en una bolsita y luego tirarlo en una papelera. Si lo queremos tirar, por lo menos que no sea en medio del camino o en la orilla, lo podemos esconder un poco o, lo mejor de todo, enterrarlo.

Lo mismo pasa cuando tenemos que hacer de vientre (por decirlo finamente). Nadie, absolutamente nadie, quiere ver los restos de otras personas; así que por favor, no lo hagáis en medio del camino o en el borde. Hay que apartarse, buscar una zona con vegetación, hacer un pequeño agujero si se puede, y una vez terminada la faena hay que taparla con tierra o piedras y con plantas. De esta manera conseguiremos dos cosas: por un lado, que nadie lo vea y, por otro lado, que se descomponga más rápido.

Plásticos

Aunque ya hayamos mencionado la basura, los plásticos se merecen que hagamos especial hincapié. Una botella de plástico, a la que le damos un uso de 5 minutos, tarda en desaparecer del planeta más de 400 años. Lo mismo pasa con las latas de refrescos, que tardan 200 años en descomponerse. Además hay que tener en cuenta los componentes tóxicos que van liberando al medio ambiente a medida que van deshaciéndose.

Por favor, tengamos un poco de conciencia y reciclemos.

31C4CD86F526469D9889D4EAF486E75D

Desde este blog os animamos a practicar deporte, llevar una vida sana y a cuidar el medio ambiente. Al igual que sólo tenemos un cuerpo y tenemos que cuidarlo, sólo tenemos un planeta y es responsabilidad de todos cuidarlo para que podamos seguir disfrutando de todos sus recursos y de su naturaleza.

P.D. Quien dice monte, dice playa. Los consejos y recomendaciones que os hemos dado en este artículo son igualmente aplicables a la playa. Hay que tener en cuenta, además, que la mayoría de la basura que se tira en las playas, acaba llegando al mar.

COMPARTE EN RRSS

TAGS