Inicio / Blog


CONSEJOS PARA EMPEZAR A PRACTICAR RUNNING | IRATXE AYALA

2 de mayo 2018 en
imagen-1-post-blog

En el artículo anterior, “Claves para combatir el sedentarismo”, os dimos algunos trucos e ideas para dejar atrás un estilo de vida sedentario y empezar a activar el cuerpo. Pero ya os dijimos que eso era sólo el principio. Si ya habéis empezado a desoxidar el cuerpo y a moverlo un poco, enseguida notaréis que os pide más.

Si queréis tener una vida saludable y activa, es recomendable practicar algún deporte o realizar algún tipo de ejercicio aeróbico. Caminar a diario por lo menos 30 minutos nos puede servir para estar activos, aunque si vuestro objetivo es poneros en forma o perder peso, tendréis que practicar algo un poco más intenso.

Uno de los deportes que más de moda se ha puesto y más adeptos ha conseguido en los últimos años es el running (o, como siempre se ha llamado, correr). Cada vez se ve más gente saliendo a correr por las calles y parques de nuestras ciudades. ¿A qué es debido este boom? Es sencillo: es un deporte que podemos practicar a cualquier hora, sin necesidad de apuntarnos al gimnasio, sin material específico más allá de unas zapatillas de correr y que podemos adaptar a nuestros horarios y ritmo de vida.

Si estáis pensando en empezar a correr, tenéis que ser realistas. Desde el primer día no va a ser coser y cantar, ni vais a recorrer distancias larguísimas, ni vais a obtener resultados inmediatos. Lo importante es no frustrarse, tener paciencia y ser constante. Y para ayudaros en eso, aquí os dejamos una serie de consejos para empezar a correr y no morir en el intento.

imagen-2-post-blog

1. EMPIEZA CON INTERVALOS CORTOS.
Si eres principiante, no deberías planear una distancia completa para una sola sesión. Divídela en intervalos e intenta que sean cortos al principio. Camina entre los intervalos para recuperarte un poco. Después de un tiempo podrás empezar a aumentar la duración de las sesiones de running y podrás reducir las caminatas: empieza alternando 2 minutos de jogging y 2 minutos de caminar. Vete aumentando en un minuto la duración de los intervalos de running hasta que puedas correr sin tener que parar a caminar.

2. NO EMPIECES DEMASIADO RÁPIDO.
El cuerpo se tiene que acostumbrar al nuevo estrés y exigencias del running. Muchos principiantes empiezan corriendo muy rápido y lo pagan a los pocos minutos. La frustración, el dolor e incluso las lesiones son algunas de las consecuencias. Así que deberías correr tus primeras carreras a un ritmo moderado, por ejemplo uno con el que puedas mantener una conversación. Incluso si crees que te estás quedando corto, deberías mantener el mismo ritmo durante toda la distancia. Sólo si le das tiempo al cuerpo para acostumbrarse a las nuevas exigencias tendrás resultados a largo plazo.

3. EL CUERPO NECESITA RECUPERARSE.
El cuerpo necesita descansar para recuperarse de su primera sesión de running. Se tiene que adaptar a las nuevas demandas sobre el sistema cardiovascular y preparar los músculos y huesos para la siguiente carrera. No pretendas salir a correr a diario, tendrás que intercalar días de descanso para que el cuerpo se recupere. Como se suele decir: el descanso también forma parte del entrenamiento.

imagen-3-post-blog

4. CORRE TRANQUILAMENTE Y CON PASOS CORTOS.
Correr es un deporte técnicamente exigente. Muchos principiantes no tienen una técnica adecuada y esto hace que el trote sea más duro y gaste más energía. El cuerpo desarrolla la coordinación necesaria para rendir en la compleja secuencia de movimientos que tiene que hacer en cada kilómetro. Prueba a correr de forma relajada y sin demasiado esfuerzo. Los pasos cortos y sencillos son más efectivos que los largos. Poco a poco irás encontrando tu técnica y tu postura.

5. QUE EL FLATO NO SEA UN OBSTÁCULO.
El flato es muy común entre los corredores, tanto principiantes como expertos. Hay que evitar comer alimentos sólidos unas dos horas antes de entrenar y beber sólo cantidades pequeñas. Cuando te dé el flato, respira hondo y camina. Respira de forma tranquila y con un ritmo relajado y pon presión con las manos si te duele. No empieces a correr otra vez hasta el dolor haya desaparecido.

459961623

6. HAZ ENTRENAMIENTOS CRUZADOS.
A tu corazón le encanta la variedad y hacer distintos tipos de deportes ayuda a reducir el estrés en la columna y en las articulaciones. De esta manera nunca te aburres. Además es muy importante fortalecer también el core (abdominales, glúteos, cuádriceps y lumbar) para que el cuerpo no sufra con los impactos y mantener las lesiones alejadas.

7. PONTE MÚSICA MOTIVANTE.
Si vas a salir a correr solo o sola, escuchar música que te motive te ayudará a no percatarte del cansancio y a aguantar más. Además te motivará a salir más veces y te ayudará a animarte.

imagen-4-post-blog

La clave para empezar está sobre todo en los puntos 1 y 2. No te desanimes, el primer día no podrás aguantar mucho rato seguido corriendo, pero lo importante es no parar y ser constante. Enseguida empezarás a ver los resultados y eso te ayudará a mantenerte motivado/a. El primer día a lo mejor sólo estás 20 minutos y tienes que alternar correr y andar. Pero al siguiente días los intervalos de correr son más largos. La siguiente semana son 25 minutos los que aguantas. Luego verás que lo puedes hacer todo el rato corriendo. Más adelante ves que puedes aguantar 5 minutos más. Y luego que hacer ese recorrido que sueles hacer te cuesta 2 minutos menos que de normal. Esos  pequeños logros son los que hacen que todo el mundo se acabe enganchando al running, porque no hay nada mejor que ver resultado y ver que estamos mejorando, que cada vez logramos más. Eso nos proporciona una dosis de dopamina y de motivación que hace que sigamos corriendo. Pero para eso es importante no desmotivarse los primeros días.

¡¡¡Animaos a practicar running!!!

COMPARTE EN RRSS

TAGS